Ese día escribí este Blog…..

Tuve esta idea, convencer y vender, de ahí el término, “convender”.

No lo busquéis en el diccionario, no existe. Es la fusión de dos términos muy importantes, convencer y vender. Dos trabajos excitantes y laboriosos que no todo el mundo sabe realizar. El primero, “difícil” el segundo aún mas.
La acepción del diccionario de la lengua dice, Difícil:”Que no se logra, ejecuta o entiende sin mucho trabajo”

Los que llevamos años arrastrándonos en este difícil arte, sabemos que podremos echar horas, esfuerzo o dedicación, y con todo, aún será probable no conseguirlo porque influyen muchos factores y no son proporcionales al tiempo y el esfuerzo. El éxito no se garantiza con las horas trabajadas, en la mayoría de las ocasiones se muestra esquivo. De ahí uno de los sentidos de este Blog, contar las experiencias, anécdotas, pericias o atrevimientos durante casi veinticinco años de retar a quién quería comprar. La mitad de mi vida.

No quiero ni mucho menos recomendarlo como guía, es solo, un colección casera, una especie de resumen anecdótico para el que quiera pasar un rato agradable, o simplemente, aprender de mis experiencias.

Déjenme intentarlo. Procedo.

 

 

Anuncios