Etiquetas

, , ,

Imagen

El Blog Corporativo puede ser una excelente herramienta de comercialización, comunicación y mantenimiento de relaciones entre la empresa y su público. Como quiera que el blog es dinámico, interactivo y colaborativo, emerge como un mecanismo sumamente eficaz para que las empresas se comuniquen con sus clientes, proveedores, socios,…

No existe la menor duda, el Marketing está cambiando drásticamente. Vivimos en un mundo de cambios rápidos, de innovación disruptiva, que implica que las técnicas de marketing tradicional ya no son tan eficaces como antaño.

Sergio Zyman, en su obra “El final del Marketing que conocemos”, va más allá, pues asegura que no es que el marketing tradicional esté muriéndose, es que está muerto.

Y son muchos los autores que consideran que el modelo convencional de marketing basado en las cuatro P´s se ha vuelto irrelevante para explicar el marketing de hoy, y que lo que ocurre ahora es que estamos pasando del Marketing de Producto al Marketing de Cliente; es decir, de “vender lo que se produce” a “producir lo que se demanda”.  

En efecto, el enfoque que empieza a primar es el de cliente y no el de producto, de tal manera que el nuevo marketing no debe enfocar sus mensajes en el producto, sino en los deseos y necesidades del cliente. Por lo tanto, la hiperespecialización ya no sería tanto en productos como en satisfacer al cliente.

Ahora las compañías están obligadas a bajar de sus torres de marfil para hablar con el cliente, con el que tienen que mantener relaciones. Es lo que se conoce como Marketing Relacional, que no es más que la intersección entre el marketing y las relaciones públicas.

La importancia creciente del Marketing Relacional deriva del hecho de que emerge un nuevo consumidor usuario de Internet, que se informa e informa, que recomienda y colabora, que incluso genera sus propios contenidos, y que en definitiva busca una mayor personalización y una relación más directa para conversar acerca de lo que desea.

Dado que la interacción entre cliente y empresa es cada vez más fácil gracias a la Web 2.0 (e-mails, wikis, blogs, redes sociales,…), las compañías del siglo XXI empiezan a preocuparse más por conversar con el cliente, en lugar de intentar convencerle de que compre sus productos. Es lo que se conoce como marketing one-to-one.

 Como quiera que los mercados son conversaciones,se impone un nuevo perfil de “comunicadores” y no tanto de “publicitarios” (léase “La caída de la publicidad y el auge de las RR.PP” de Al Ries).

En cualquier caso, conviene tener presente que el Marketing Relacional es tan antiguo como los negocios mismos. El comerciante siempre se ha preocupado por cultivar y estrechar una relación larga con el cliente. Lo que pasa es que ahora, con Internet, el reto consiste en conseguir acceder y conocer a miles de clientes potenciales y actuar en consonancia.

Esta posibilidad la ofrece hoy la tecnología informática, y hasta que no han existido las soluciones de CRM (Costumer Relationship Management) y las bases de datos, era inviable dirigirse de forma personalizada a miles de clientes.

El CRM no es ni más ni menos que un sistema de administrar las relaciones de la empresa con el cliente, de organizar y potenciar el marketing one-to-one. Lo que hace el software de CRM es ordenar las relaciones con un cliente de forma prolija y ordenada (visitas, datos, ofertas, contactos personales, agenda, precios, productos, etc).

Pero el CRM es algo más que un programa informático, es sobre todo una estrategia de marketing destinada a fidelizar al cliente, es decir, construir relaciones duraderas con el cliente mediante la comprensión de sus necesidades, preferencias, gustos,… para así poder ofrecerle lo que quiera, cuando lo quiera y como lo quiera.

Queda claro, pues, que la estrategia relacional es una combinación de atención y fidelización, que debe tener muy presente que el cliente es el protagonista principal. En este contexto, cada cliente es único y se pretende que el cliente así lo perciba.

Anuncios